Traductor

25 mayo 2021

¿Cómo saber qué audífonos para sordos comprar? Los profesionales en audición nos aclaran las dudas

 


Elegir un audífono no es una tarea sencilla. En el mercado podemos encontrar una gran cantidad de modelos de prótesis para la audición que varían dependiendo de la gama, de las prestaciones y del tipo, como son los audífonos RIE, los BTE, los ITE, los ITC, los CIC y los IIC. La elección de uno u otro dispositivo variará en función de las cuestiones que explicamos aquí. A continuación, respondemos a cómo saber que audífono para sordos comprar. Sigue leyendo este artículo para más información.

El funcionamiento del audífono

Lo primero que debes tener en cuenta, antes que nada, es cómo funciona el audífono. Por lo general todas estas prótesis auditivas suelen trabajar de la misma manera, ya que constan de las mismas partes básicas, aunque dependiendo de las prestaciones cambiarán en algunas de sus funciones. Estos sirven para transmitir los sonidos a tu oído y hacerlos más fuertes. Los mismos incluyen un pequeño micrófono, un amplificador de sonido, el altavoz, la batería —que puede ser de pilas o recargable— y el botón de encendido y apagado. La clave del funcionamiento del audífono está en un pequeño chip con un amplificador que se encarga de convertir el código entrante en código digital. El mismo analiza y ajusta el sonido en función de la pérdida auditiva, de las necesidades auditivas específicas y del nivel de los sonidos a los alrededores.

Lo primero que debes hacer

Antes de comprar ningún audífono resulta imprescindible tener en cuenta una serie de cuestiones que nos ayudarán a saber exactamente el tipo de dispositivo que necesitamos y a elegir adecuadamente la mejor prótesis auditiva en función de estas. Te recomendamos que, antes que nada, sigas estos pasos:

     Revisión auditiva: A veces la pérdida auditiva puede ser puntual, como cuando se ocasiona por una infección o por la acumulación de cerumen. Lo primero que debes hacer es acudir a tu médico de cabecera para descartarlo. Si el problema es persiste, entonces tendrás que consultar con un audiólogo —especialista de la audición— para que realice una prueba de audición y comprueba el grado de pérdida auditiva.

     Busca un audiólogo reconocido: Infórmate sobre cuáles son los mejores audiólogos y pide a tu médico una remisión para que sea él quien evalúe tu audición y te ayude a elegir el audífono más adecuado para ti. El ajustará el dispositivo a tus necesidades y te ofrecerá varias recomendaciones.

     Pregunta por el periodo de prueba del audífono: Los audífonos son dispositivos bastante caros, por ello, muchos de ellos cuentan con un periodo de prueba para que puedas comprobar si se adapta bien a ti y si cumple con tus necesidades. Asegúrate de que la prótesis tiene un periodo de prueba. Te recomendamos que, al menos, esta sea de un mínimo de un mes para que puedas probarla adecuadamente.

     Piensa en tus futuras necesidades: Al elegir un audífono debes tener en cuenta, también, tus futuras necesidades. Con ello nos referimos a que, si la pérdida auditiva va en aumento, el audífono te permita controlar el volumen del sonido —para que puedas aumentarlo de manera gradual—, así como otras cuestiones.

Las prestaciones de los audífonos

Algunos audífonos pueden contar con características especiales que hacen que destaquen entre el resto. Aunque no todas son necesarias, sí es posible que precisemos de algunas de ellas en función del nivel de hipoacusia o pérdida auditiva. Estas funcionalidades adicionales harán del audífono un dispositivo de gran calidad, tal como explican en el portal audifono.es especializado en la comparación de más de 600 audífonos de las principales marcas y en la comparación de centros auditivos de calidad en todo el país. Estas son algunas de las prestaciones más recomendadas por los expertos en audífonos:

     Gestor de acúfenos: Sirve para enmascarar el zumbido del tinnitus con los sonidos externos

     Control de retroalimentación: El control de feedback o retroalimentación sirve para reducir los pitidos sin comprometer la amplificación del sonido que ofrece el audífono.

     Conexión a otros dispositivos: Algunos audífonos, los más modernos, ofrecen la posibilidad de conectarse con dispositivos móviles a través del bluetooth y modificar los parámetros con él.

     Sensación espacial: Sirve para poder mantener conversaciones en ambientes con ruido y para saber de dónde procede cada sonido.

     Direccionalidad automática: La direccionalidad automática ayuda al cerebro a recibir información sonora con el fin de que los usuarios puedan seleccionar y concentrarse en los sonidos que le interesan.

     Telebobina: La telebobina está integrada en algunos audífonos e implantes cocleares. Esta funciona como receptor capturando campos electromagnéticos y convirtiéndolos en sonido audible y sin interferencias.

     Control remoto: Para modificar los ajustes y configuraciones del audífono.

     Ear to Ear: Para procesar señales en ambos oídos y que el sonido que se genere resulte más natural.

Los tipos de audífonos

Los tipos de audífonos van en función del tamaño del dispositivo, así como también del grado de pérdida auditiva, puesto que no todos cubren el mismo espectro. Por lo general, cuanto más grandes son, mayor es el espectro, aunque gracias a las últimas tecnologías podemos encontrar dispositivos diminutos que no tienen nada que envidiar a los más grandes. Estos son los diferentes tipos de audífonos:

     Audífonos RIE: Son los que mayores dimensiones tienen. Estos modelos de audífonos se colocan detrás de las orejas. Los mismos cuentan con un altavoz que se coloca en el canal auditivo y que va conectado al cuerpo del audífono con un pequeño cable —colocado al lado de la oreja—.

     Audífonos BTE: Estos audífonos se colocan detrás de las orejas, aunque el diseño es más disimulado. En este caso se trata de una sola pieza —cuerpo y altavoz— y un pequeño tubo de aire que se introduce en el canal auditivo.

     Audífonos ITE: Estos audífonos son un poco más pequeños que los anteriores. Se componen de una sola pieza y se insertan en el canal auditivo. Los mismos suelen contar con pulsadores y ruedas para regular el volumen.

     Audífonos ITC: Los audífonos ITC se insertan en el canal auditivo y suelen sobresalir unos 3 o 4 centímetros por fuera del conducto. Son más reducidos que los anteriores.

     Audífonos CIC: Se trata de un audífono prácticamente invisible. El mismo va en el interior del canal auditivo y queda a ras de este —sin que sobresalga—.

     Audífonos IIC: Es el modelo de audífono más reducido del mercado, también conocido como audífono invisible. El mismo se inserta muy cerca del tímpano y cuenta con un pequeño filamento de plástico que actúa como tirador para poder extraerlo del oído.

Meta: Te explicamos qué cosas debes tener en cuenta a la hora de comprar un audífono ➤ Infórmate sobre lo que debes hacer y qué tipos puedes encontrar.

No hay comentarios:

CONTACTO · Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies

Copyright © Noticia de Salud