Traductor

20 abril 2021

El estrés mantenido en el tiempo, por la COVID-19, ha provocado un aumento de casos de depresión y ansiedad

  

 

  Uno de cada cinco españoles se ha sentido “deprimido o sin esperanza” durante muchos días en este año de pandemia, más del 40% ha tenido problemas de sueño, y más de la mitad se siente “cansado o con pocas energías”, según la última encuesta del CIS publicada a principios de marzo, datos similares a los que ofrece el Consejo General de la Psicología de España en su estudio "Malestar psicológico derivado de la COVID-19 en la segunda ola", que pone de relieve que uno de cada cuatro españoles presenta síntomas relacionados con la depresión grave o moderada por la COVID-19.

 

Y no es una situación única de España. En todos los países han aumentado los cuadros de depresión y ansiedad, tanto entre sanitarios como en la población general, según los datos de un reciente metaanálisis.

 

La pérdida de seres queridos, el paso por una enfermedad grave, el aislamiento, la pérdida de empleo o el temor a perderlo, la precariedad y la reducción de ingresos, las restricciones a la movilidad, el tele-trabajo, las dificultades de la conciliación y el miedo al contagio son solo algunas de las múltiples causas del elevado impacto emocional de la pandemia sobre la población general, que también sufren quienes viven con una enfermedad mental como la depresión o la esquizofrenia.

 

#SaludMentalPasoAPaso, apoyo y recomendaciones en forma de audio

Por ello, Lundbeck, ha puesto en marcha la segunda parte de la campaña #SaludMentalPasoAPaso, con un total de cinco podcast -disponibles en Spotify- en los que la periodista y escritora, Carme Chaparro, dialoga con dos psiquiatras, una médico de familia y personas con depresión y esquizofrenia.

 

En las conversaciones se abordan cuestiones como la manera en la que gestionar la incertidumbre, cómo saber si lo que se siente es normal o patológico, o cómo diferenciar el estrés, la ansiedad y la depresión, y cuándo pedir ayuda. Como explica la Dra. Marina Díaz Marsá, Jefa de Sección del Hospital Clínico San Carlos de Madrid y Presidenta de la Sociedad de Psiquiatría de Madrid, “la incertidumbre genera ansiedad, estrés, malestar, y es difícil de sobrellevar en el día a día. Precipita el riesgo de un trastorno de ansiedad, depresión o, incluso, el abuso de alcohol o algunas sustancias". En su opinión, es importante diferenciar lo que es un trastorno de un sentimiento negativo o de una reacción adaptativa, y saber que si el malestar o las emociones negativas permanecen o se agravan con el tiempo, ocasionando una disfunción, hay que buscar ayuda y apoyo profesional. Esta ayuda también se hace necesaria si el individuo tiende a interpretar un entorno normal como amenazante o es muy sensible a los acontecimientos estresantes ambientales, generando desasosiego y preocupación excesiva.

 

Así lo cree también la Dra. Silvia López Chamón, médico de familia en el Centro de Salud Huerta de los frailes de Leganés, en Madrid, quien recomienda consultar con el médico siempre que las emociones consideradas normales -tristeza, miedo, culpa, estrés, ansiedad, etc.- modifiquen la vida diaria. “Abordar el problema en estadios precoces es más sencillo. Ante la duda, es preferible pedir ayuda profesional. La entrevista es terapéutica en sí misma. Hablar es fundamental”.

 

Por otro lado, se explica la diferencia entre estrés, ansiedad y depresión. “El estrés y la ansiedad son dos reacciones fisiológicas normales. Sin embargo, el estrés o la ansiedad mantenidos en el tiempo y de mucha intensidad, pueden provocar un trastorno de ansiedad o depresivo que impiden al organismo responder de forma funcional”, asegura la Dra. Díaz Marsá. Recuerda, así mismo, que la depresión no debe confundirse con tristeza, entendida como un sentimiento habitual y pasajero, porque la depresión es una enfermedad compleja que abarca una  amplia variedad de síntomas, y la tristeza que se asocia a  la depresión es cualitativa y cuantitativamente diferente y limita e incapacita funcionalmente a la persona. Cuando se intuye que la ansiedad o la depresión comienzan a impedir que se funcione como antes se hacía, es momento de buscar ayuda profesional”.

 

Personas con depresión y esquizofrenia

En los podcast se abordan también las preocupaciones específicas que las personas con enfermedades mentales como la depresión y la esquizofrenia tienen en estos momentos. ¿A qué signos de alarma deben prestar atención para detectar una recaída? ¿Por qué son poblaciones más vulnerables a la situación de pandemia? ¿Cómo pueden preparar la consulta telefónica o vídeo-llamada con el médico?

 

Para la Dra.  Rosa Gutiérrez Labrador, Jefe de Sección del Servicio de Salud Mental de Alcobendas, dependiente del Hospital Universitario Infanta Sofía de Madrid, “cuanto antes se detecte una recaída en esquizofrenia antes se puede prevenir. Entre los síntomas a los que prestar atención están la disminución del sueño, el abandono de actividades diarias, un mayor aislamiento e irritabilidad, mostrarse más suspicaz y desconfiado, mantener conductas extrañas...”. La psiquiatra insiste en la importancia de que la familia reciba psicoeducación para conocer bien la enfermedad, sus síntomas y señales de alarma para que puedan ayudar al paciente a mantenerse estabilizado y evitar recaídas.

 

En cuanto a la tele-consulta, esta profesional pone el acento en la brecha digital existente en estos pacientes, y aboga por enseñarles recursos y habilidades que “eviten su aislamiento y doble estigmatización”.

 

Los signos de alerta de una recaída en depresión pueden conllevar alteraciones del sueño y del apetito, según explica la Dra. Díaz Marsá. “Estos síntomas se suelen asociar a la tristeza, apatía, desánimo y falta de disfrute con cosas que antes resultaban placenteras. Otros indicadores son el aislamiento social, los pensamientos negativos, las perspectivas sombrías de futuro, la irritabilidad o la tendencia al llanto y a ser más sensible... Cuando aparecen estos síntomas, o los familiares los detectan, es importante solicitar ayuda para ajustar o reiniciar el tratamiento”.

 

El valor de los testimonios: ayuda en primera persona

Eduardo conoce bien la enfermedad cuyo diagnóstico recibió hace 30 años: esquizofrenia. Lleva años bien controlado, pero ante la situación excepcional de pandemia se siente más vulnerable que el resto de la población. Con su testimonio quiere acercarse a quienes, como él, viven con este trastorno mental grave y tenderles la mano, una mano amiga en este periodo de incertidumbre. Asegura que tiene el mismo miedo que los demás a la COVID-19, pero que lo vive con mayor intensidad, le da muchas vueltas a las cosas en la cabeza, llega a obsesionarse y se preocupa mucho.

 

“Lo que está ocurriendo es un factor desencadenante de recaída en esquizofrenia”, asegura. “Mi consejo para quienes viven con esta enfermedad es que estén ocupados y no preocupados, a pesar de la dificultad que esto conlleva”. Destaca, así mismo, el papel fundamental que juegan las asociaciones de familiares y pacientes, como AMAFE, donde ejerce de secretario.

 

Paloma, por su parte, quiere transmitir, ante todo, un mensaje de esperanza a todos aquellos que están pasando por una depresión en estos momentos, basado en su propia experiencia: “de la depresión se sale”. Sabe que es una enfermedad, “a veces muy larga, y que te quita la energía, no tienes ganas de nada, ni de comer, sientes una tristeza enorme, lloras muchísimo, todo te supera y lo único que quieres es dormir. Es muy duro”.

 

Su principal recomendación es “buscar ayuda profesional cuanto antes, del psicólogo y del psiquiatra, que exista sintonía, y confiar en ellos. Tenemos profesionales estupendos que te van a ayudar a mejorar y recuperarte”.

 

El hilo musical de la vida de Paloma ha cambiado, pasando de la canción “Me olvidé de vivir” a “Me toca ser feliz” (“Vivir”), y con su podcast quiere dar visibilidad a que recuperarse de la depresión es posible, como le ocurrió a ella hace cuatro años.

 

Para Susana Gómez-Lus, Directora Médica y de Acceso al Mercado de Lundbeck Iberia, “la continuidad de la campaña #SaludMentalPasoAPaso se basa en nuestro compromiso social con la salud mental de los españoles, dadas las especiales circunstancias derivadas de la pandemia de COVID-19. Todos, en algún momento, nos hemos visto sobrepasados por la situación que estamos viviendo. Las personas con depresión o esquizofrenia, también. Con estos podcast, Lundbeck quiere ofrecer orientación y apoyo, así como acompañar a quienes lo necesiten en favor de una buena salud mental, de la mano de profesionales y pacientes”.

  

No hay comentarios:

CONTACTO · Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies

Copyright © Noticia de Salud