Traductor

17 noviembre 2021

¿Cómo buscar una buena residencia de ancianos? Los profesionales de miResi nos dan las claves

                           


Seleccionar una buena residencia de ancianos para los mayores de casa es un tema muy delicado y al que tenemos que dedicar tiempo y recursos para poder dar con la opción más adecuada. Para facilitarte este proceso, los expertos de miResi te cuentan los puntos principales a tener en cuenta para escoger la residencia de mayores perfecta. Sigue leyendo para conocer las claves que debes tener en cuenta, según los profesionales, para elegir una buena residencia de ancianos.

Revisar los diferentes tipos de residencias que existen

Lo primero que debemos hacer para poder escoger una buena residencia de ancianos es valorar que existen diferentes tipos de residencias para mayores teniendo en cuenta su titularidad, los servicios ofertados y el grado de dependencia de los residentes.

Primero que nada, teniendo en cuenta su titularidad encontramos residencias públicas, que son aquellas que dependen de organismos públicos y a las que se puede acceder de manera gratuita o con grandes descuentos, siempre y cuando cumplamos con los requisitos fijados en la Ley de Dependencia. Por otro lado encontramos las residencias concertadas, que cuentan con plazas públicas y con plazas privadas. Finalmente tenemos las residencias privadas, en las que las listas de espera no son tan largas, pero cuyas cuotas suelen tener un precio elevado que no pueden permitirse todos los ancianos ni sus familias.

Tener en cuenta el grado de dependencia

Otro de los puntos a valorar para encontrar una buena residencia de ancianos para nuestros mayores es su grado de dependencia.

Teniendo en cuenta este factor encontramos residencias para personas mayores autónomas que no presentan ningún tipo de dependencia, residencias mixtas, perfectas para personas autónomas pero también para personas que requieren de más cuidados y residencias asistidas, que son los centros pensados para atender a personas mayores con algún grado de minusvalía física o psíquica más elevado.

Valorar diferentes alternativas

A partir de aquí, es fundamental valorar las diferentes alternativas disponibles. De hecho, es posible que otras opciones sean mejor para el cuidado del anciano. Es fundamental valorar todas las alternativas disponibles, teniendo también en cuenta el cuidado a domicilio o los centros de día. Si no sabemos qué decisión tomar podemos ponernos en contacto con los servicios sociales para que los expertos nos asesoren, ya que estos profesionales conocen muy bien las diferentes alternativas disponibles y podrán ayudarnos a escoger la opción más adecuada para nosotros y/o para el anciano o persona dependiente que tengamos a nuestro cargo.

Visitar las residencias

Cuando ya encontremos algunas opciones que nos resulten interesantes, antes de decantarnos por una residencia será fundamental acudir a visitar las instalaciones. Es clave visitarlas antes de firmar el contrato, porque la primera impresión puede aportarnos mucha más información que todo lo que puedan contarnos por teléfono las personas encargadas de la residencia. Algunos de los mejores expertos en residencias geriátricas del momento nos han recomendado valorar si los encargados de la residencia se muestran dispuestos a enseñarnos todas las instalaciones, revisar que todo se encuentre limpio y organizado, sin ninguna señal de alarma o de dejadez y tener en cuenta si los profesionales proporcionan un buen trato, respetuoso y de calidad a los residentes cuando visitemos la residencia para poder escoger la opción perfecta.

Valorar la ubicación

Del mismo modo, los expertos también nos han recomendado valorar la ubicación de la residencia para poder escoger la mejor alternativa para cada anciano. Es importante que la residencia se encuentre cerca del entorno habitual de la persona mayor. De esta forma podrá recibir muchas más visitas de sus amigos y familiares. Del mismo modo, si el centro permite las salidas, será más sencillo que esta persona pueda pasear por lugares conocidos. Asimismo, es fundamental escoger residencias que se encuentren en entornos especialmente adaptados al cuidado de las personas mayores o dependientes en exclusiva.

Conocer los horarios y actividades

Asimismo, también es fundamental antes de escoger una residencia el conocer muy bien sus horarios y las actividades que ofertan. El centro escogido debería contar con protocolos de acogida para facilitar la adaptación de los ancianos, con formas de garantizar la autonomía de los residentes especialmente establecidas y con atención continuada para los mayores.

Del mismo modo, es importante valorar que en la residencia se van a cumplir con las necesidades de los ancianos a nivel emocional y social, fomentando las actividades entre los residentes, pero también las visitas con horarios flexibles y amplios todos los días.

Debemos asegurarnos de que vamos a recibir información constante sobre el estado de nuestros mayores, así como de que la residencia cuente con zonas verdes o espacios exteriores para pasear.

Revisar la información básica

Además, antes de decantarnos por una residencia, es fundamental revisar la información básica sobre el funcionamiento del centro y asegurarnos de que cuenta con todas las autorizaciones administrativas que acrediten que el centro tiene todos los permisos y licencias que son necesarios. De esta manera tendremos la certeza de que va a cumplir con todas las medidas de higiene, seguridad y calidad que se establecen legalmente. De hecho, podemos exigir a la dirección del centro que nos muestre estos documentos si no podemos encontrarlos expuestos. Una buena residencia de ancianos debe contar con una licencia de apertura y de actividad, con la autorización de funcionamiento, debe estar inscrita en el Registro de Centros y Servicios Sociales del Gobierno de su comunidad autónoma y debe tener la autorización de sanidad para elaborar alimentos, así como la autorización del departamento de salud de la comunidad autónoma en la que esté ubicada.

Controlar las instalaciones

Del mismo modo, debemos valorar también las instalaciones de la residencia. Para los ancianos será mejor optar por residencias sin muchas escaleras ni pendientes, revisar que la accesibilidad se encuentre optimizada y que el edificio cuente con ascensores si tiene varios pisos.

También debemos revisar si existe una buena iluminación, barandillas y otros sistemas de seguridad para los ancianos y líneas de teléfono públicas para los residentes.

Las habitaciones también deben estar adaptadas a las necesidades de los mayores, tienen que ser accesibles y seguras, personalizables para que los ancianos se sientan como en casa y deberían contar con sistemas de emergencia de llamada totalmente accesibles.

Asimismo, el agua caliente y la calefacción son básicas, y los cuartos de baño deben adaptarse a las personas con movilidad reducida, siempre contando con sistemas de apertura desde fuera por si fuera necesario entrar en caso de urgencia.

Conocer los menús

También es muy recomendable conocer las características de la alimentación de la residencia. Resulta básico que este tipo de centros oferten alimentaciones personalizadas para los ancianos que lo requieran. Del mismo modo, podemos valorar si los mayores contarán con la posibilidad de pedir comida cuando lo requieran o si tendrán que adaptarse a horarios estrictos.

Las dietas deben adaptarse a las patologías y necesidades de cada anciano, siendo fundamental que estén elaboradas por médicos, ancianos o profesionales del sector salud.

No hay comentarios:

CONTACTO · Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies

Copyright © Noticia de Salud